Cuenta bancaria en España

 

Para abrir una cuenta bancaria en España todo depende de la sede bancaria a la que acudas. Muchas veces en una oficina te dicen lo que puedes o no puedes hacer y algo muy diferente en otra oficina. Suena extraño, lo sé, pero así es. Todo depende de la persona que te atienda y que tan resolutiva sea. Lo importante es que si en una entidad bancaria te ponen “pegas”, buscar una segunda o tercera opinión antes de dar por sentado la información que nos dan.

 

Los documentos necesarios para abrir una cuenta bancaria son DNI o NIE, copia del documento del Padrón, recibo de algún servicio a tu nombre (electricidad, gas, agua o telefonía), contrato de trabajo/alta de autónomo o en su defecto DARDE, que es el justificante como demandante de empleo que te dan en una oficina de empleo cuando vas a inscribirte y que te asignen un número de afiliado. Además de esto, es importante afiliar uno o dos servicios a la cuenta, es decir, el cobro automático cargado a la cuenta de la factura eléctrica y telefónica, por ejemplo.

 

Si vas a hacer un depósito en efectivo en tu nueva cuenta, es lógico que te pedirán justificante de procedencia legal, es decir, un documento que certifique de manera legal de dónde provienen esos medios, como por ejemplo la venta de un activo, sin importar que el documento sea de otro país y preferiblemente que esté notariado y/o apostillado (todo documento que se va a otro país debería ir apostillado), ya que esto lo anexan a tu documentación aportada. Si el documento no está apostillado/notariado, de igual forma es recomendable dar una copia como prueba legal. Esta documentación quizás no sea de presentación obligatoria al momento de abrir la cuenta y puede quedar al pendiente para la brevedad posible, pero es importante saber que se debe realizar porque el Banco de España así lo exige a todas las entidades bancarias por el tema de los medios de procedencia sospechosa o ilícita.

 

Todo esto es aconsejable de hacer siempre y cuando el monto depositado en la cuenta bancaria sea una cantidad relativamente media o alta, por unos 10 € no es necesario hacerlo, pero sí a partir de tres y cuatro cifras. Realmente no existe un monto mínimo para apertura de cuenta, así que si deseas abrir una cuenta bancaria con un monto mínimo simplemente por tener listo este importante trámite, puedes hacerlo. La razón por la que en las entidades bancarias son tan enfáticos con que tengas un trabajo (por cuenta ajena o propia) es para que la cuenta tenga movimientos bancarios y sea más una “ganancia” para el banco que un gasto administrativo, sin embargo, tampoco es que te van a negar el derecho a abrir una cuenta si no tienes empleo, o al menos no deberían, solo que posiblemente piden más documentación o compromiso de tu parte (hacer un primer ingreso de al menos 600 €, domiciliar más servicios y hacer uso de la tarjeta de débito X veces al mes como mínimo).

 

Debido al avance tecnológico en materia de finanzas, hoy en día es posible pagar con la tecnología contactless tan solo acercando la tarjeta bancaria al terminal punto de venta (TPV) de los comercios. Cuando se trate de montos inferiores a 20 € no es necesario teclear la clave secreta y en el caso de montos superiores a 20 € este paso es necesario para finalizar el proceso de pago. De la misma forma, existe la posibilidad de pagar a través del teléfono móvil con aplicaciones especiales desarrolladas por cada banco, donde solo basta acercar el móvil al TPV.

 

También es importante mencionar que, como ya sabemos, una cuenta bancaria en conjunto con sus productos (cuota anual de mantenimiento, asignación de tarjetas, transferencias a otros bancos, uso de cajeros de otros bancos, servicio SMS, entre otros) representa gastos administrativos que son cargados directamente a tu cuenta, así que es importante tenerlo en cuenta y ajustar los servicios a nuestra situación financiera.

 

Las  entidades bancarias que personalmente recomiendo para abrir una cuenta son: BBVA, Caixa e ING. En el caso de ING, es altamente aconsejable ya que es una cuenta que no tiene gastos administrativos ni comisiones y viene muy bien cuando se trata de buscar el mayor ahorro y flexibilidad en un ente financiero. Además, es posible abrir la cuenta en línea, sin necesidad de ir a una oficina, siempre y cuando tengas toda la documentación exigida.

Todas las recomendaciones expuestas en este apartado vienen desde mi experiencia personal, por lo vivido en mi caso, pero como bien lo mencioné en un principio, esto va a depender de la entidad financiera a la que decidas ir, la sede u oficina y la persona que te atienda. Hay veces en donde vemos que las cosas se nos ponen más difíciles que a otros, o incluso mucho más sencillas y simples… Todo viene dado por quien toque lidiar con tu caso y la flexibilidad en la adquisición de nuevos clientes. ¡Que tengas la mejor de las suertes!

 

Comments

comments

Deja un comentario