Ensayo sobre la vida

Es interesante como todo en la vida es cíclico, pareciera como que ya todo ha ocurrido y simplemente las cosas se repiten. Así como cuando todas las variables aplican y las condiciones hacen un click que activan los engranajes de una escena predeterminada.

Sin caer en teorías locas conspirativas, ni en una lección de catequesis, los patrones que se pueden apreciar a simple vista se cumplen casi de manera programada y matemática. El caso alucinante de las coincidencias y similitudes de los presidentes Abraham Lincoln y John F. Kennedy, por ejemplo, es algo que cualquiera puede revisar y los datos salen a flote y, no voy a mentir, da hasta un poquito de miedo.

Últimamente he estado muy reflexiva, quizás por el comienzo de este nuevo año 2017 o porque se acerca mi cumpleaños, y es común poner en perspectiva tu vida y logros alcanzados, a su vez el hecho de haber emigrado hace unos meses, llenando las páginas de un libro en blanco con mi historia (si, ya sé que suena muy cursi, pero así es…) y no puedo evitar pensar en que la vida es una cosa medio indescifrable que nos pasa a todos, pero que igual sigue y sigue y en la mitad de todo estamos nosotros con cada plan, ambición, sueños y deseos que forman parte del juego existencial y que probablemente ya ha ocurrido en el pasado en la vida de alguien más.

Toda esta historia de ciencia ficción que estoy relatando en estas líneas no está hecha para desconcertarte y confundirte, sino para expresar que realmente todo lo que hagamos hoy o mañana posiblemente ya le ha ocurrido en el pasado a alguien más, quizás con quien tengas parentesco o quizás no. En mi caso, un ejemplo sencillo, es el de mis abuelos y sus hijos (mi papá y mi tía) que decidieron emigrar desde Italia a Venezuela por la situación tan precaria que se vivía durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Aunque estamos hablando de un caso extremo, es decir una GUERRA MUNDIAL, algo que no se compara con nada en temas de destrucción, devastación, injusticias, pobreza, tristeza, muertes, hambruna, etc… si nos remitimos al hecho de emigrar en busca de un mejor porvenir, el patrón se repite. Es mi caso, el de mis hermanas y el de mis primos por igual, y es ahí cuando dices: ¿realmente la historia se repite?

Pero si esa emigración de mis antepasados no hubiera ocurrido, yo no estaría aquí, porque mis padres no se hubieran conocido y formado una familia y yo no estaría en este momento debatiendo el dilema del huevo o la gallina… Verás, es muy interesante y curioso como la vida sucede, muchas veces creemos que va a nuestro favor, otras veces no. Con sus altas y bajas, la vida es una sola y tenemos que participar activamente en el juego. Existen teorías que dicen que en efecto la vida se repite, como pequeños círculos que uno recorre, pero que tenemos la posibilidad de saltar de uno a otro círculo y experimentar distintas líneas de tiempo. No sé que tan real pueda ser eso, francamente de solo pensar en todas las probabilidades que esa hipótesis arroja me da un dolor de cabeza impresionante y si te he causado lo mismo, mis disculpas.

Yo y mis teorías

Ignorando el hecho de que mis elucubraciones me han convertido en conspiranoica, es importante saber que lo que sea que hagamos y lo que sea que decidamos, tiene que venir desde nuestro espíritu y corazón, que si estamos repitiendo la historia de alguien en el pasado, lo hagamos como algo positivo y provechoso, como un logro y avance personal, repitiendo las historias felices y prósperas y no tener la mala suerte de repetir las tristes o desgraciadas por no tomar las riendas a tiempo.

Este tema se puede apreciar notablemente en distintas obras de reconocidos autores como: Gabriel García Márquez en Cien años de soledad; Gustave Flaubert en Madame Bovary; en Siddhartha de Hermann Hesse; Milan Kundera con La insoportable levedad del ser; e incluso en La historia interminable de Michael Ende, en donde Bastián debe abandonar el mundo real e ir al país de lo fantástico para descubrirse a sí mismo y encontrar el significado de su realidad.

A manera muy personal, la vida no se trata de obsesionarse con el pasado o con el futuro, eso que alguna vez fue o será, sino de enfocarnos en el presente y en las acciones que tomemos en el ahora, que serán determinantes para formar y encaminarnos a nuestro futuro.

Comments

comments

One Comment

Deja un comentario